18 de
abril, 2014
Viernes

RETOS DE LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA

Publicado por jamar En marzo - 26 - 2013

Mario Sanoja Obediente*

Imagen archivo

La desaparición física del Presidente Comandante Hugo Chávez en este momento coyuntural tan complejo para la humanidad entera y para Venezuela en particular, nos plantea la necesidad de reflexionar sobre el curso de acción que deberá seguirla Revolución Bolivariana para conservar y acrecentar el legado que nos dejase el Comandante. Tal legado, para tratar de expresar algo tan complejo en pocas palabras, alude nada más y nada menos que a las fundaciones del proyecto socialista venezolano, contenido en el Programa deLa Patria.

El camarada Nicolás Maduro fue presentido o designado por nuestro Comandante como su candidato a las próximas elecciones del 14 de Abril. Hondas y serias razones debía tener para cargar sobre los anchos hombros de Nicolás tan extraordinaria tarea.

Nicolás, a diferencia de Chávez, es de origen urbano, de un barrio caraqueño de la llamada clase media baja, relacionado con diversos grupos musicales populares de la contracultura. Tuvo su formación política en la Liga Socialista, misma donde militó Jorge Rodriguez cuyo hijo es ahora su jefe de campaña. Los recuerdos que tengo sobre mis estudiantes de la Liga en la Facultad de Economía de la UCV, son más bien positivos: jóvenes serios, estudiosos, comprometidos conla Revolución Socialista, combativos. Aun conservo buena amistad con muchos de ellos que luego de graduados se dedicaron con éxito a la investigación científica y a la carrera universitaria, sin olvidar su compromiso revolucionario.

Nicolás me recuerda ese estereotipo de las jóvenes y los jóvenes de la Liga de los años setenta y ochenta. Sin dejar de estudiar a Marx, ellas y ellos tenían y siguen teniendo una conciencia nacional del proceso revolucionario venezolano, a la par que un gran sentido de la eficiencia en el trabajo. Muchos de ellas y ellos, por no decir todos, sufrieron también las injusticias de la politica represiva IV República e incluso algunos conservan todavía en su piel la condecoración de perdigones de plástico grabada por los escopetazos de la Policia Metropolitana durante las manifestaciones estudiantiles o las jornadas de clandestinidad para escapar la persecución dela Digepol. Nada parecido a los remilgados lechuguinos manitas blancas de Primero Justicia que arremeten con saña… contra la Plaza O`Leary o contra el edificio del Consejo Nacional Electoral, seguros de que la Guardia Nacional no les va ni tan siquiera a rayar el esmalte que cubre sus delicadas uñitas.

Esas enseñanzas y experiencias que aluden al trabajo político coordinado con las otras fuerzas revolucionarias, es de gran importancia en este momento cuando la realidad clama por un campo unificado de movimientos progresistas, el Polo Patriótico, donde estos puedan acordar una estrategia común sin perder su identidad histórica como sujetos revolucionarios. Incluyo en estos sujetos a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, que es garante de la continuidad pacífica y democrática de nuestro Proceso.

De lo que hemos visto hasta ahora, el nuevo equipo colegiado de gobierno, sin mucho aspaviento, está actualizando y poniendo a punto las tareas contenidas en el Programa de la Patria. La campaña electoral, si bien distrae tiempo y esfuerzos, permite a la Revolución reagrupar al pueblo bolivariano para el cumplimiento de las nuevas tareas que será necesario acometer para cumplir con el ideario revolucionario de nuestro líder, el Comandante Hugo Chávez Frías.

A diferencia de algunos camaradas, el futuro de lucha que nos espera, no me asusta. El imperio, particularmente la oligarquía que gobierna los Estados Unidos, está consciente de la gravedad de la hora. La crisis estructural del capitalismo no es una broma ni un buen deseo de revolucionarios trasnochados. El capitalismo financiero, casado a muerte con el credo neoliberal, no tiene más salida que apoderarse de la renta, de la riqueza de todos los pueblos europeos aún a costa de reducirlos a la miseria más abyecta. La salida que planifica, creemos, es recolonizar a América Latina, reactivar su propio aparato productivo con base a la apropiación de los grandes mercados existentes en América Latina. Desaparecido físicamente el gran líder mundial y latinoamericano que es Hugo Chávez, el imperio intenta suplantar su imagen con la de un pobre Papa, secuaz de las siniestras dictaduras militares fascistas que asolaron a la Argentina. De allí la razón de la extraña y súbita renuncia del otro Papa nazi, Retzinger, cuya imagen desabrida no entusiasma ni siquiera a la extrema derecha europea.

Grandes cambios se avecinan en Suramérica. La paz en Colombia, felizmente, está dejando de ser una utopía. Ello nos reconcilia con el Presidente Santos y permite entrever una nueva era en nuestra relación con el pueblo colombiano. Pero la narco-oligarquía y su patrón el imperio USAmericano, no dejarán pasar esa posibilidad de paz. Nada tiene de extraño que el traidor Uribe maquine un nuevo golpe que ponga en peligro el estatuto de la paz.

El imperio está planificando un nueva gran inversión en la candidatura de Capriles, quien en realidad no es un señor de los apellidos. Carlos Slim, el multimillonario mexicano de las comunicaciones, invertirá millones de dólares en una campaña de llamadas telefónicas a partir de centrales automáticas localizadas fuera de Venezuela, para promover al señorito. Este no podrá quizás retirarse de la campaña antes de las elecciones, y deberá esperar hasta después del 14 de Abril para dedicarse a gozar, sin limitaciones, en sus lujosos apartamentos en Nueva York. La victoria de Nicolás parece segura, pero no hay que confiarse. Es preciso que el candidato recuerde que una Revolución es, ante todo, un hecho cultural.

Lo que hizo posible la extraordinaria actitud del pueblo venezolano ante la desaparición física de nuestro líder máximo, es la existencia de una cultura chavista que aquel forjó con su palabra, con sus ideas y sobre todo con su ejemplo. Ahora el gobierno colegiado deberá promover una Política Cultural de Estado que afirme los valores y la conciencia revolucionaria en el pueblo venezolano sustentados en la solidaridad, la justicia y la probidad. Aquí recuerdo los versos del Maestro Cantor Alí Primera: ”…Abre brecha compañero que ya sopla viento de agua/ tienes que espantar al perro antes que se eche la meada…”

Viviremos y Venceremos.

*mario.sanoja@gmail.com .

¡Participa!